martes, 31 de agosto de 2010

Polaridad Neptuniana

19 / 8 / 2010

Polaridad Neptuniana

1) Ascendente en Piscis (da polaridad neptuniana).
2) Sol en Piscis (da polaridad neptuniana).
3) Sol en casa 12 (da polaridad neptuniana).
4) La semicuadratura y la sesquicuadratura (dan polaridad neptuniana)

Imaginemos que a aquí nos encontramos con tener que armar una identidad en medio del océano, como si estuviéramos construyendo un castillo de arena en la playa; y cuando logramos construir algo que parece que se estabiliza, viene la ola y lo derriba, lo disuelve todo, lo deshace. Volvemos a construir algo pero viene otra nueva ola, y la sensación es que eso se nos disuelve. ¿Con qué construimos nosotros una casa, una identidad, una estructura?: con una sobredosis de agua. ¿Cómo construimos paredes si tenemos que construir en medio del océano, como conseguimos que eso se apile y minimamente se estructure?.
La sensación es que constantemente hay una energía con una fuerza notable que todo lo disuelve, que todo lo aúna, que todo lo vuelve una sola cosa, que todo lo totaliza. La sensación entonces es que no hay borde y que no hay separación entre Yo y el afuera, que ninguna forma se puede terminar de consolidar.
¿Cuál es el impulso psíquico básico ante esto?: vamos a tener que tratar de construir una identidad que tenga murallas garantizadas contra olas oceánicas.
Ahí, ya empezamos a organizarnos en polaridad, ya empezamos a defendernos de este exceso de Neptuno, si no, la sensación es que se nos va a ir disolviendo. Fijémonos qué lado nuestro se conecta más con lo neptuniano, ¿Cómo empieza a considerar entonces al mundo de la muralla?: un lado de nosotros va a sentirse amenazado por nuestro lado neptuniano, y otro lado va a empezar a sentir que esa muralla es totalmente carente de significado y carente de sentido, totalmente dura e insustancial. ¿Qué empieza a hacer Saturno si nosotros nos conectamos mucho con la energía de Neptuno?: en principio Saturno se polariza rigidiza, pero visto desde Neptuno ¿Qué ve?: que es algo totalmente inesencial, Saturno, ¿Qué es la realidad, que es la realidad a la luz del alma y del espíritu, que es éste vago mundo material, este valle de lágrimas en el que estamos preocupándonos por estas construcciones inecensiales?, ¿Qué sentido tiene un montón de esfuerzos cotidianos que hacemos para sostener…que vale todo eso?. Ahí naturalmente hay una parte nuestra que empieza a divorciase profundamente de todo lo que es la vida terrestre, de todo lo que es la forma. En ultima instancia, ¿Qué es esta pared?: sólo una danza de átomos, un cascote rígido que se disolverá en el infinito, que dura sólo un segundo en la eternidad. Si nos enganchamos con este lado lo que empieza a suceder es que nos ponemos súper laxos, súper relajados, y toda forma concreta pierde importancia. Y nos enganchamos en un mundo de imaginación, en un mundo de fantasía; y ese mundo es el verdadero mundo del contacto con lo esencial. Por ejemplo: un místico. En el cual se nos empieza a aparecer un mundo paradisíaco en donde nos sentimos en contacto con la totalidad del universo. Inmediatamente va a aparecer del otro lado mío, alguien que me baje a la tierra (Saturno), nos viene entonces un Saturno por destino que nos dice: así no va a funcionar. Fíjense como se empieza a constelar este dualismo, como quedamos divididos entre un mundo espiritual, ¿Qué por definición como va a ser?: inmaterial, lo espiritual no es material. La materia en cambio es todo un mundo de engaño, es una falsa apariencia engañosa que nuestros sentidos nos hacen creer que existen, pero en realidad no es válida. Se nos empieza a armar una fuerte división donde por un lado tenemos “el paraíso neptuniano, el espíritu” y por el otro “la forma, materia o mundo concreto”.

“El paraíso neptuniano, el espíritu”------------------- “La forma, materia o mundo concreto”.

Nosotros naturalmente nos empezamos a colgar en ese estado y lo que empieza a pasar es que se nos empiezan a apilar un montón de circunstancias del mundo de la realidad que nos sorprenden, empiezan a llegarnos boletas que se vencen, estamos de porro con ya veinte días de platos apilados que nadie limpia y llega cualquiera y le decimos: “cómo te va hermano vení que acá esta todo bien”… y nadie pone allí ningún limite, nadie estructura ni sostiene nada. Saturno queda como una función absolutamente degradada, Saturno pasa a ser algo (dentro de la sensibilidad neptuniana), que es inesencial. ¿Qué otra cuestión se nos va a empezar a armar?, ¿Cómo será moverse, ponerse en acción dentro de mucha energía neptuniana?: muy difícil porque como estamos en esa infinita laxitud, en esta relajación, donde somos pura sensibilidad y pura sensorialidad, dada la actitud, tensarnos, sostener fuerzas, sostener tensión es otra cosa que para qué desear (Marte), si el deseo sólo nos atrapará en algún apego a algo inesencial que nos hará girar infinitamente en la rueda kármica. Por lo tanto esos guerreros que luchan vagamente por cambiar un mundo que no vale la pena, que sentido tiene. Marte, va a ser otra función que obviamente no tiene ninguna consonancia con lo espiritual y con lo trascendente. ¿Y que podríamos decir de la palabra (Mercurio) de la mente, con esos intentos por comunicar algo trascendente, como suenan esas palabras, esos intentos de verbalizar lo esencial?: totalmente insuficiente, ruido, puro ruido, que sólo genera abismos que no nos ponen en contacto con nada, nos da falsas sensaciones de entendimiento. Mercurio, la mente, las palabras el intento de tratar de nombrar aquello que está más allá, que es innombrable tampoco tiene valor. Por lo cual Mercurio va a ser otra función degradad dentro de esta estructura. Las funciones personales que quedan devaluadas son exactamente al revés que en la polaridad plutoniana. Polo directo en la polaridad neptuniana: “Luna, Venus, Júpiter”, polo inverso en la polaridad neptuniana: “Mercurio, Marte, Saturno”. Nuestro impulso (ante esto) va a ser irnos del mundo terrestre, irnos al espíritu o de ultima soportar este mundo terreno insustancial porque luego iremos al cielo, o tratamos de escapar de él para alcanzar el nirvana, pero en última instancia siempre es todo un plan de fuga del mundo terrestre.
En versiones más modernas estaremos esperando que vengan los platos voladores a rescatarnos, o haremos excursiones para contactarnos con aquellos seres espirituales del más allá que nos van a sacar de este abismo terrenal.
¿Sobriamente que se armó?: que lo espiritual está en otro lado, por lo tanto ¿a qué vamos a renunciar naturalmente?: a tratar de traer la sensibilidad al mundo terrestre, a tratar de que la sensibilidad encarne.
Todo se empieza a organizar en ir a refugiarnos en un mundo interno mágico maravilloso. Así se va armando toda una dinámica en la que el lado que vamos a definir como neptuniano directo inmediatamente empieza a armar este mundo espiritual (o paradisíaco), y ¿Cómo se me constituye?: como una especie de refugio, de lugar de protección, de una sagrada intimidad, donde estoy en contacto con el alma, con mis contactos más esenciales, con mi corazón. Con aquellos que sí resuenan con mi sensibilidad más intima, con aquellos otros seres que sí resuenan con migo, que nos comprendemos. Este Neptuno se nos transformó en una especie de refugio, de protección lunar, porque algo se empieza armar inventando un lugar que es prácticamente autista. Donde quedo encerrado con mi sensibilidad y con algunos pocos que pueden compartir esa profunda sensibilidad. Pero ¿Cómo nos llevamos con el resto del mundo?: no nos vinculamos, nos resulta totalmente hostil, e inesencial. Se va armar como sombra. Pero vamos a depender de alguien que nos sostenga (Saturno), que se la pase luchando en ese mundo estéril (Marte), y discutiendo infinita cantidad de cosas (Mercurio) para bancarnos.
Otro planeta que va a quedar muy valorado va a ser Júpiter, porque aquí hay un montón de creencias, de consideraciones acerca de lo que es trascendente, lo espiritual, los ideales, incluso el mundo místico o religiosos. Hay todo un tinte donde hay ciertas creencias, ciertos principios, ciertos ideales, que son lo verdaderamente valioso. Y justamente yo me refugio en este mundo donde compartimos estos ideales y estas creencias.
Naturalmente otro planeta que va a quedar muy exaltado va a ser Venus, el amor, la apertura, el encuentro resonante, el arte, la belleza, armonía infinita, la paz. Va a ser otra función psíquica que va a quedar valorada. Fíjense que las valoraciones aquí quedaron exactamente opuestas a las valoraciones plutonianas.
Dada esta construcción psíquica y dado que nos vamos a ir refugiando en este mundo de sensibilidad profunda, el problema es el bahaísmo que se nos arma con la forma. Y por lo tanto la profunda dificultad de vivir en el mundo de la forma y de construir dentro del mundo de la forma. Que al mismo tiempo está despreciada, está devaluada. Por eso lo que naturalmente se arma es, que se nos empieza a venir por destino a Saturno como limite, como limitante.
Todas las estructuras que hay que sostener, el trabajo, la autoridad, la DGI. Todo esto de la sociedad, nos empieza a presionar mal.
Otra escena de destino que va a atraer nuestra sensibilidad es la violencia (Marte), y nos van a agredir.
¿Y que va a venir con Mercurio desde afuera?: en los vínculos se me va a armar algo sumamente engañoso, complicado en los vínculos. En la interacción con el mundo externo voy a sentir que constantemente me interrumpen.
¿Qué valor tiene lo intelectual?: nada, en este sentido todas las interacciones con los vecinos y con el mundo cotidiano y externo, lo voy a vivir permanentemente como una interrupción de este estado de contacto profundo, como algo que me saca del paraíso. Que me obliga a vincularme, a salir de este mundo. Fíjense como se nos va armando que cada vez voy valorando más y sacrificando más este pequeño paraíso interior, pero que queda totalmente como en un encierro. Como si lo protegiera con un mundo sacro.
La elaboración psíquica de lo neptuniano realmente es bastante más compleja que la del plutoniano. La elaboración de la sustancia neptuniana es mucho más compleja y la cultura no nos ayuda mucho a tener buenos asimiladores, buenos lugares de la evolución de la psiquis neptuniano.
Si tenemos la misma sobredosis de Neptuno, ¿Qué otra cosa puede suceder? (fíjense como este estadío tiende a ser generalmente muy adolescente en tanto estadío evolutivo), porque es esa sensación de que somos todo una unidad donde no hay limite, siempre hay buena onda, todos nos incluimos, nos queremos, nos protegemos, nos contenemos; y del otro lado queda la sociedad y sus pautas.
Ahora el tema es que en esta dirección, integrarnos a las formas concretas de la vida es sumamente complejo, por lo tanto también teniendo esta polaridad puede suceder que nos vayamos más en la dirección contraria.
¿Cómo se armaría una forma de pretejernos para no quedar atrapado en este estado de ensueño infinito?: algo va a tener que garantizarse, un estar suficientemente adherido a la forma, no sea cuestión de que todo se me disuelva, de que todo se pierda. Lo que vos a hacer es algo súper encarnante, pero desde la polaridad, Saturno se nos va a poner claramente rígido, necesitamos que nos garantice una discriminación
¿Por qué? ¿cuál es el temor primero que se nos va a armar desde el otro lado?: perderme en el caos infinito, caer en la confusión infernal, que nos garantiza el delirio. ¿Entonces que necesito?: hiperrealismo (Saturno), seamos sumamente concretos y realistas. ¿Por qué? ¿qué pasa si cuando estoy realmente construyendo, me dejo tomar por una fantasía neptuniana?: se me cae todo, por lo tanto no me puedo permitir esa distracción. Qué pasa si yo estoy años de esfuerzo construyendo una vocación, una profesión, un trabajo en la vida; y de repente me ilusiono con algo o con alguien y me dejo llevar por esto porque me deslumbra. Quizás descuido todo lo que estoy haciendo, y entonces hipoteco años de esfuerzo, me estafan y me enamoro y me desilusiono rotundamente. ¿Entonces que tengo que hacer?: estar sumamente atento, súper realista, muy tenso, necesito estar tenso porque necesito sentir que estoy en el cuerpo, que estoy en la tierra, que no me estoy colgando o delirando.
La sensación de incomprensión es porque yo siento estar en contacto con algo trascendente pero, lo que no me animo de este lado es confrontar y exponer mi sensibilidad porque siento que va a ser rechazada, entonces me quedo autoencerrado en una inspiración cósmica profunda sólo para conmigo. Pero que no confronta, no madura, no evoluciona, no interactúa. Entonces cuando yo tengo que salir de este mundo (porque me viene por destino el otro polo), ¿Qué me sucede?: que estas funciones no han madurado en absoluto (Mercurio, Marte, Saturno).
La repolarización es una especie de evolución o como una integración de lo que me falta, pero primero lo vivimos como antagonismo. Puede pasar diez años en un polo (Luna, Venus, Júpiter) y otros diez años en el otro polo (Mercurio, Marte, Saturno) para compensar.
El polo directo se tiene que reconciliar con el polo inverso. Si yo soy artista tengo que tener una disciplina (Saturno) y hacer un esfuerzo (Marte) porque tengo una gran potencialidad para ser artista pero muy poco para poder plasmar en la vida real, como si en la vida real no lo pudiera concretar. Tengo la potencialidad de la sensibilidad del artista pero esto no plasma porque no le pongo garra (Marte), porque no experimento todo lo necesario, porque no sostengo una disciplina para madurar ese talento. Tengo una sensibilidad potencial maravillosa pero que si no le pongo algo de este lado: (Mercurio, Marte, Saturno), eso no va a prosperar.
¿El bloqueo cuál es?: enfrentarme con todo el miedo, con todo el lío que se me arma, con confrontar con los otros, ¿les parecerá maravilloso lo que yo imagine?, ¿alguien lo deseará?, ¿alguien querrá comprarlo? (cuadro).
¿La sociedad me reconoce a mi como artista y como talento?. Ahí se arma un montón de miedo por nuestra sensibilidad, y ante ese miedo, justamente me bloqueo. ¿Y en el bloqueo que me pasa?: me empiezo a auto proteger en la burbuja, y mientras tanto el tiempo pasa (Saturno pasa), y mientras tanto me sostiene algún Saturno externo.
¿Cómo se nos va a armar un neptuniano inverso?; ¿Con Saturno que se nos arma?: una rigurosa necesidad ligada al trabajo, súper cumplidor, impecable para los horarios, llegar siempre puntual a todo (nunca tarde), y súper trabajador porque tiene planes y más planes, y entuba al tiempo con sus planes, con una agenda súper ocupada, cosa que nada lo desvíe del plan. Saturno se empieza a trasformar en un gran planificador, pero la diferencia con el plutoniano no es tengo que poder, no hay omnipotencia, hay que garantizarme el plan que no derrape. Por eso es que nada me saque de este tubo, hay como una construcción de tiempo muy precisa. Ligado a esto esta la forma marciana de la hiperactividad, tengo que estar constantemente en actividad, en tensión, porque justamente sino la sensación es que me relajo y me disuelvo. No sólo me organizo una agenda de mucho trabajo donde no me quede ningún espacio para la intimidad, no sea cosa que me cuelgue, donde no me quede nada de tiempo libre, sino que además necesito garantizarme algo que me de tensión, que me vuelva al cuerpo. Por lo tanto puedo hacer mucho ejercicios físico para volver a sentir el cuerpo, para sentir que encarno.
También puedo engordar porque es la voracidad…, porque lo que esta en juego es una forma de voracidad. Porque esto que es lo que hace, hacerme sentir el cuerpo, volverme al cuerpo, bajarme a la materia.
Otra de las formas es una intensa sexualidad, pero en este caso, esta sexualidad me hace sentir discriminado. Porque justamente siento el cuerpo, como si en le choque con el otro cuerpo registro el borde, registro la presencia de mi propia corporalidad.
Lo que estamos haciendo aquí son estrategias para no perderme, estrategias para no disolverme. Estrategias para recordar que tengo bordes y poder sentir que soy algo discriminado, en esta totalidad indiferenciable.
¿Qué sensación gobierna el lado neptuniano? La sensación de que todo es uno.
Del lado mercuriano (Mercurio) ¿Qué más va a ser?: se va a poner hipermental, como la necesidad de hablar, palabras, comunicación, explicaciones, teorías, para tratar de explicarlo todo. Para que nada se me escape, nuestra mente pueda dar cuenta de cada uno de los detalles de lo que existe. ¿Por qué entonces, qué sensación tengo?: de que el universo esta en orden, como el eje virgo-piscis como una manía del orden y la limpieza. Como una manía de poner cada cosa en su lugar, no sea cuestión de que con el mínimo desorden se hace el caos infernal.
El neptuniano inverso le tiene miedo al caos. Naturalmente se van a encontrar con que hay muchísimas más personas con polaridad neptuniana que son neptunianos inversos que directos, porque justamente esto: (Mercurio, Marte, Saturno), nos hace funcionar mucho más eficazmente en el mundo concreto.
Por ejemplo: las personas contadores que se la pasan contando números y balances y cuantificando todo, trasformando todo en números (que tiene muchísimo Mercurio). Fíjense que esta persona trata de organizarse en un mundo netamente matemático, donde no hay error, donde hay absoluta precisión y racionalidad. Encubren un universo de fantasía y se le filtra el Neptuno vía grandes engaños (o estafas). Por lo tanto del lado inverso (Mercurio, Marte, Saturno) cada tanto hay un profundo desengaño, alguna especie de estafa, de una profunda desilusión, donde todo este imperio que estaba construyendo de repente se disuelve como un castillo de naipes. O soy un empresario sumamente exitoso y que me la paso trabajando, y de repente me dejé engañar por una estafa increíble y todo se disuelve. Estoy tan a la defensiva de este universo, tengo tanto temor que lo controlo tanto, que Neptuno se va a filtrar por algún lado.
La polaridad siempre se equilibra con un afuera que me hace de equilibrio, entonces mientras yo soy súper realista, trabajador y racionalista seguramente cada tanto, me engancho en unas historias románticas sumamente extrañas y confusas. O tengo grandes ensueños o grandes alucinaciones. Hay un súper enamoramiento, una súper ilusión con alguna súper fantasía que después me desilusiono, puede ser otros de los orificios donde filtra Neptuno. Fíjense que son todas formas donde entro en contacto donde estoy mas allá de mi conciencia, algo que nos pone con algo que nos trasciende, de alguna manera necesita ingresar al sistema psíquico, pero se nos presenta permanentemente y lo vamos a sentir o a traducir como engaño, ilusión que nos desilusiona, fantasía. Pero entonces al decodificarlo de esta manera ¿Cómo voy a responder?: la próxima no me dejo engañar de vuelta. Y entonces esto refuerza la polaridad y se va poniendo cada ves más seco.
El alcohol es muy frecuente en estos aspectos, también el mundo de imágenes y de sueños, o pasarme en la bañera con agua caliente creando un montón de conexiones, un montón de meditaciones o creaciones pero sin ir pasando al plano de la acción.
Pero entonces entro y salgo de ambos lados y entonces la energía se mantiene mucho mas creativa. El tema de Neptuno es como podemos estar con una sensibilidad profunda en el cuerpo, sentir la sensibilidad encarnada. El neptuniano inverso prefiere no soñar, para no conectarse con ese mundo que disuelve. La alquimia de la polaridad neptuniana es: que el cuerpo es espíritu y que Neptuno y lo espiritual es química.

26 / 8 / 2010

1 comentario:

  1. pregunto: como se llega al equilibrio asi no se esta en uno de los polos?

    ResponderEliminar